admin

18 julio 2018

No hay comentarios

Dónde comer

Ruta gastronómicapor la tierruca. El norte son buenas olas y platos infinitos de mucho nivel.T odo el mundo sabe que en el Norte se come bien, es más, todo el mundo lo ha dicho alguna vez, así, con los brazos en alto y moviendo mucho la cabeza, con rotundidad. Por algo será. La brisa cantábrica abre el apetito y los cocineros parecen ser amigos íntimos de los fogones desde pequeñitos.

Luego está el asunto de la materia prima, tema del que tampoco pueden quejarse. Si a eso le sumamos una tradición por el tapeo de altos vuelos, unas más que bien surtidas bodegas y un amor incondicional por la buena mesa el resultado es un ñam-ñam en toda regla que bien merece una, o varias escapadas

Olas y buen comer

Cogemos las vacaciones con hambre de buenos platos y mejores olas. Sencillo: lo encontraremos en la Cantabria infinita.

Cantabria infinita, infinita gastronomía

CÓBRECES 

Desde su puesta en marcha en el año 2003 es gestionado por dos profesionales de la hostelería en Cantabria Gregorio Solana Gutiérrez (Titulado en la Escuela de Hostelería José Luis González, año de promoción 1990) y Yolanda Rodríguez Poo (Titulada por la Escuela de Hostelería y Turismo de Cantabria en el año 1990).

Cocina de productos regionales y frescos, acompañado de una amplia carta de vinos de la bodega del restaurante. También puede escoger el menú sin gluten y también puede llevarse la comida.

 

PRIMERA PARADA: SAN VICENTE DE LA BARQUERA

Avanzamos por el oeste camino a San Vicente de la Barquera en busca de un surfing resguardado en el Farol, unas izquierdas sólidas nos esperan al fondo de la playa en Piedras Negras, si la mar lo exige. El surfing ha ido genial y el aperitivo caerá en el Annua con esas vistas que nos recordarán las bombas que hemos surcado con nuestras quillas de fibra; otra opción, Gerruca y su producto fresco.

A la hora de decantarnos por un menú, tenemos divinas dudas de apetito: podemos apostar por una comida en El Retiro, en la zona de los pescadores, irnos a por el gran Boga Boga o deleitarnos en el hotel Miramar. Lo que sí sabemos es que la pleamar nos deja la opción de un segundo chapuzón en Oyambre rumbo a Comillas con el viento más del oeste.

SEGUNDA PARADA: COMILLAS

Las olas han estado bien en el Pájaro Amarillo (un lugar con una impresionante historia de aventura llevada a la gran pantalla en un muy recomendable documental producido por Antonio Resines).

Queremos acabar el día por todo lo alto y por ello pensamos en un lindo homenaje en Cofiño (atención a sus albódigas), situado en la localidad de Caviedes en donde su gran bodega hará el resto.

Habrá que volver a Comillas de nuevo a comentar la jornada, y de paso las olas. Parada obligatoria en el Guadalupe con los buenos de Isi y Cristina, lugar de culto y legendaria. No podemos irnos de esta maravilla llamada Comillas sin probar los pescados de Adolfo y descansar la espalda en el Hotel Joseín para luego desayunar en el Filipinas. Ni sin hacer mención a La Taberna del Muelle ambientada por el surfista Iñaki con decoración de madera y azulejos. Si es que Comillas tiene vida propia y la huella de Gaudí entre otros encantos.

TERCERA PARADA: SUANCES

Los kilómetros son húmedos como frescos y las montañas nevadas nos respaldan camino al pueblo de Gandarillas. Su ganado propio tudanca y su chuletón en La Posada La Coteruca nos quitan las ganas de surf por un momento, conscientes que en Suances está rompiendo bien la playa de Los Locos, no fallamos a la cita.

Al salir, totalmente exhaustos, apreciamos la bahía y nos vamos a reponer fuerzas al Rancho Chico, del surfista Tino Aja, para caer rendidos en el Hotel Azul, donde se celebrará este mes la primera gala del surf nacionaly en donde la comida y el surf volverán a ser protagonistas.

CUARTA PARADA: LIENCRES

Toca buscar otra baño con la fuerza del mar en caída libre, como nuestras energías, rumbo al este. Liencres nos recibe con unos fondos de ensueño para acabar el día en Al otro lado de Liencres ubicado en la playa pequeña con un aura ibicenco y una puesta de sol a la carta cervecita en mano. Se intuye el asfalto, pocas olas y mucha oferta gastronómica.

QUINTA PARADA: SANTANDER

Santander es la próxima parada esperando rascar algo en el Sardinero, aprovechando para saludar a mitos del surf. Se nos hace tarde en la ciudad y habrá que llamar al clásico Luis Castanedo para que nos guarde el mejor pescado de Pescaderías Isa, descansar un poco y pensar en la mañana siguiente.

SEXTA PARADA: SOMO

Estamos de vuelta en la reserva del surf, en Somo, para apuntarnos a alguna actividad del Centro de Surf, tomarnos un pincho en su cafetería con vistas a Santa Marina y si estamos aprendiendo tendremos que dejarnos asesorar por la Escuela Cántabra que tiene más de 25 años de experiencia.

¿Qué tal un poco de skate en el parque? Seguimos la ruta atravesando Ajo, Noja, Galizano, Latas, Berria, Santoña y caemos en Laredo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *